-->

2 dic. 2013

Fiesta Espiral de Adviento

El invierno es la época del año en el que la naturaleza parece que duerme. El tiempo frío nos invita a recogernos en casa y a celebrar las fiestas íntimas en familia. Se inicia con las fiestas navideñas que corresponden al solsticio de invierno y acaban en el equinoccio de primavera. El tiempo de Adviento son cuatro semanas de preparación para la Navidad. En el jardín de infancia comienza con el “Jardincito de Adviento” o la “Fiesta de la espiral”.

La naturaleza se encarna en forma de espiral. Se está esperando el nuevo nacimiento y la espiral nos lleva a un camino hacia ese nacimiento. Es un camino hacia el interior. La vela del centro representa la última luz del otoño que se va a repartir con los demás; cuando se encuentra luz se reparte con los demás. Comienza el camino de un nacimiento de luz en nosotros, el camino hacia la Navidad.

En la época de navidad se hacen muchas cosas para regalar. Es lo contrario al consumismo. Hacemos para dar y no para nosotros.

Se trata de una época de ESPERA: 3 o 4 semanas hasta que llega la Navidad. La espera es todo lo contrario al ritmo rápido que vivimos hoy en día. El esperar nos enseña cómo tenemos que manejar el tiempo. Los niños, por ejemplo, ya vivencian el esperar al hacer las galletas de Navidad, que sólo se podrán comer a partir del día de Navidad.

Es, además, una época de ESCUCHA: el niño aprende a hablar desde el momento en que aprende a escuchar. Hay que aprender a desarrollar la escucha. Se escucha aquello que va a llegar. A los niños especialmente les gusta escuchar un cuento o una historia, sobre todo si es en un ambiente de confianza.

También es una época de LUZ, de luz interior y de amor.

Igualmente se trata de una época de ASOMBRO, de admiración ante lo que pasa: cambio de luz, cambiamos la decoración, la mesa de estaciónes una época mágica, de mucha ALEGRÍA interior.

Los niños han de participar imitando y haciendo actividades como las galletas, postales y adornos navideños