-->

9 oct. 2015

BIBLIOTECA: ELOGIO DE LA LENTITUD


A veces, pensamos que cuanto más rápido se hagan las cosas...más tiempo nos quedará para hacer otras, pero se nos escapa algo...algo que nos hace sentir el momento, que nos lleva a ese recuerdo cálido donde nos sentimos bien, que nos abre los poros de la piel y emanar una energía especial que nos recorre el cuerpo...que hace que todo fluya.

" En la vida hay algo más importante que incrementar su velocidad" GANDHI





Carl Honoré, periodista canadiense, nos invita a replexionar sobre la velocidad de nuestra vida a raiz de su libro ELOGIO DE LA LENTITUD: las consecuencias de la velocidad en nuestra salud, la desconexión con nuestro yo interior, vivir sin prisas y sin reloj, disfrutar la vida lentamente, la educación de los niños pausados o los beneficios de un trabajo menos arduo, son algunos de los temas que más llaman la atención.

La educación de nuestros hij@s es lo suficientemente importante como para dedicarle tiempo. Además, entre sus páginas podemos ver cómo se refiere a la pedagogía Waldorf o Steiner:

"Los países que abordan la educación desde una perspectiva lenta están cosechando los beneficios. En Finlandia, los niños inician la educación preescolar a los seis años y la escuela formal a los 7. Entonces se ven libres de buena parte de esa carga que son los exámenes en países como Japón o Gran Bretaña. ¿El resultado ? Finlandia aparece siempre en el primer puesto de prestigioso ranking mundial de rendimiento educativo y alfabetización para la Cooperación Económica y el Desarrollo. Y delegados de todo el mundo industrial acuden allá para estudiar el "modelo finés.

... En Alemania R. Steiner fue el pionero de una clase de educación opuesta al aprendizaje acelerado". Steiner creía que nunca debería apremiarse a los hijos para que estudien lo que sea antes de que estén preparados para ello. También estaba en contra de enseñarles a leer antes de los 7 años. Creía que debían pasar sus primeros años jugando, dibujando, contando cuentos y aprendiendo cosas de la naturaleza. Steiner rechazaba los horarios rígidos que obligaban a los alumnos a saltar de una asignatura a otra porque así lo mandaba el reloj, y prefería dejarles estudiar un tema hasta que se sintieran dispuestos a pasar a otro...".
Si quieres saber más, pincha aquí: el blog alternativo 

 ''Había un mercader de píldoras especiales que aplacan la sed. 
Se toma una por semana y ya no se tiene necesidad de beber. 
- ¿Por qué vendes eso ?.- dijo el principito.
- Es una gran economía de tiempo -dijo el mercader-. 
Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
- ¿ Y  qué se hace con esos cincuenta y tres minutos ?
- Se hace lo que se quiere...
- Yo - se dijo el principito -, si tuviera cincuenta y tres minutos
 para gastar, caminaría tranquilamente hacia una fuente...''

ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY, El Principito.