-->

25 abr. 2016

TESTIMONIOS: POR UN MUNDO MEJOR




“Estoy aquí no sólo por mi hija, estoy aquí por AMOR. 

Empecé buscando una escuela que cumpliera 3 requisitos que no encontraba en ninguna: 
  1. que pudiera acompañar a mi hija durante todo lo necesario hasta que se quedara conforme, SIN LLORAR
  2. que la acogieran unos brazos cariñoso que la tratasen con respeto y amor,  donde  pudiese jugar y jugar libre… y jugar en la naturaleza... sin gritos, castigos, ni estrés
  3.  que no fuese religiosa.
Todo lo demás vino después. 


No conocíamos nada de Waldorf. Cuando empezamos a conocerlo, algunas cosas nos gustaros y otras no, como con todas las cosas de nuestra vida, pero valoramos el conjunto y lo que más nos atrajo fue que ésto no era solo la posibilidad de una escuela para nuestra hija, sino la posibilidad de un mundo mejor.  Por eso nos quedamos y nos quedaremos a pesar de cualquier bache, porque estamos aquí no solo por nuestra hija, sino por otra educación posible, por el cambio social, por el respeto a la naturaleza, por el respeto  por el ser humano, por un mundo lleno de paz, por el respeto al ritmo de cada niñ@, ….y es de ahí, de donde sacamos la energía para buscar soluciones a cualquier posible problema. 

pero...¿dónde vemos eso?

En las familias, en las maestras, en todos nosotros. Por eso, las familias que se han involucrado en la pedagogía, en este estilo de vida, en este sentir, aún cuando se van, están por la escuela, en su apoyo y seguimiento, en su afán por ayudar, en sus ganas de dar, en su forma de hablar.  Y aún cuando pasan años, y los niños y niñas crecen y se van, siguen apoyando a la escuela de alguna forma o materia, porque no es un sitio….es mucho más, en un lugar que lo llevas contigo, que es parte de ti...que está en tu CORAZÓN".

 Carta de una madre de la escuela Waldorf.