-->

1 jul. 2017

NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO: OBJETIVOS

 

Nuestros Objetivos


Formamos un gran equipo de personas cualificadas y formadas, muy motivadas, comprometidas con otra forma diferente de hacer educación, un equipo innovador, valiente y activo, que se implica tanto en la educación de los niños y niñas, como en el aspecto social de este proyecto. La unión entre las familias y las/os maestras/os conforman un equipo innovador, valiente y activo, muy comprometido en la educación de los niños y niñas y en el aspecto social de este proyecto.

Las personas que formamos este proyecto, nos damos cuenta de que no cubre las necesidades que deseamos para nuestros hijos e hijas. En la actualidad se promueve la competitividad, la obediencia por encima del pensamiento crítico, la memorización frente al entendimiento y la práctica, la falta de inteligencia emocional y la inexistencia de una educación para la paz de forma real e integradora. La educación Waldorf intenta hacer de los valores humanos el elemento central del currículo.  En un entorno colaborativo, nunca competitivo, se impulsa y alienta a los niños y niñas a sentir satisfacción por el trabajo bien hecho, estimulándoles a superarse a sí mismos/as, valorando siempre el esfuerzo individual, respetando su proceso evolutivo y atendiendo a sus necesidades de acuerdo al momento madurativo en que se encuentran. Así, la educación en valores se trabaja en todo momento en la relación de los niños con sus compañeros/as, con la maestra y con el entorno.

 Nuestra meta final es:

Ø  Ofrecer una educación respetuosa con los niños y niñas y sus momentos evolutivos, significativa, para dar propósito y dirección a sus vidas, fomentando la motivación interna, la creatividad y la imaginación. Una educación moderna y asequible, dentro del ámbito privado inicialmente, que pueda estar al alcance de los recursos económicos de la población circundante.
Además, nuestro proyecto educativo persigue unos objetivos basados, entre otros, en:

-                Cohesión social: entendemos que el Centro Educativo debe ser un instrumento de cohesión social y de integración democrática, por lo tanto, planteamos espacios para una comunidad educativa abierta a su entorno con relaciones fluidas y participativas con las comunidades existentes. Nuestra propuesta arquitectónica desarrolla en el Centro Educativo un clima que no solamente permite, sino que también provoca, espacios y tiempos adecuados para facilitar un aprendizaje cooperativo que se interioriza en el día a día.

-                Educación inclusiva: diseño flexible de espacios para flexibilidad de objetivos, con establecimiento de grupos teniendo en cuenta las particularidades individuales, permitiendo el desarrollo de contenidos que respete los ritmos de aprendizaje individuales y una metodología que favorezca el aprendizaje cooperativo e integrador.

-                El juego como herramienta educativa: es el recurso más enriquecedor y motivador para que los niños y niñas construyan sus aprendizajes, conozcan su realidad, exploren, ensayen, cometan errores, resuelvan problemas, superen retos, establezcan relaciones, ... Por esta razón, planteamos los espacios a través de un concepto lúdico. Nuestra propuesta por tanto es que el juego libre entre con derecho propio en el diseño de los entornos de aprendizaje como otro recurso más porque, en el juego libre, están presentes todos los patrones que son relevantes para el crecimiento, la flexibilidad y el aprendizaje.


-                Diversidad como recurso valioso: los grupos que queremos son, tanto en infantil como en primaria, heterogéneos, con mezcla de edades, género y capacidades, ampliando de esta forma la diversidad. El grupo de referencia está formado por niños/as de un mismo ciclo y tiene como referencia un tutor/a, si bien consideramos que todo el profesorado ha de participar en el proceso educativo de todos los niños y niñas del centro.

-                Educación ecológica: nuestra propuesta pone como eje vertebrador de todo el Centro a la naturaleza; desde los huertos, bosques y zonas de juego, hasta la comida, la climatización o el agua, todo pasa por un concepto ecológico, así como en su creación y desarrollo, convirtiendo al Centro Educativo en un espacio totalmente integrado en su entorno y con nula huella ecológica, donde la educación se produzca no sólo en las aulas, sino en el exterior, espacios comunes, naturaleza, jardines y patios.