-->

14 jul. 2017

PROYECTO EDUCATIVO: NUESTRO MODELO DE APRENDIZAJE

-->



PCP.3. PLAN DEL MODELO DE APRENDIZAJE.


“La humanidad no ha conseguido su libertad para ahogarse 
en el paro y la inactividad”. Neil Postman

En una sociedad de rápidos cambios, las cualidades de flexibilidad, seguridad en sí mismo/a e iniciativa son necesarias. El mundo del trabajo está cambiando radicalmente en el mundo industrializado conforme la economía pasa de estar basada en las manufacturas a estarlo en los servicios. Las generaciones futuras no pueden esperar mantener una propuesta a lo largo de toda su vida laboral como era el caso de generaciones anteriores. Aprender un oficio o adquirir una especialización determinada es útil pero no todo lo que hoy se requiere. Son necesarias nuevas capacidades y sobre todo adaptabilidad en la era de “ las carreras de portfolio”


Nuestro  modelo de aprendizaje es multidireccional, basado en la pedagogía Waldorf,  que enriquece a la comunidad educativa y a toda la sociedad en su conjunto. Es nuestro objetivo principal, dotar al alumnado de las herramientas necesarias para que sea capaz de seguir su formación más allá de la escuela. Despertar su curiosidad por lo que le rodea, las ganas de aprender, de desarrollarse íntegramente. En definitiva, que desarrolle una motivación intrínseca que no dependa de factores externos.



En este modelo, el profesorado juega el papel de guía, invita más que adoctrina, propone y no impone. No hay mejor manera de motivar al alumnado que enfocar el proceso formativo en sus propios intereses y entender sus individualidades. Por eso, proponemos  un acercamiento vivencial a ese conocimiento.



El aula debe ser un punto de encuentro, un lugar más en el que se puede aprender. El error es considerarlo el único, limitarnos en sus reducidas dimensiones. Todo el centro educativo y todas las personas que a él acuden deben ser partícipes de este proceso. Se aprende en recreos, comedores, al desplazarnos de un aula a otra. No debemos obviar las oportunidades que nos brindan los espacios no formales.



Nuestro modelo entiende que felicidad y educación deben ir de la mano. En un informe elaborado por UNICEF sobre el bienestar de la infancia, uno de los pilares de ese bienestar es el educativo. En un proceso circular, concluimos que un niño o niña bien formado se siente competente, con una autoestima alta y en, definitiva, más feliz; al igual que un alumnado feliz tiene más probabilidades de alcanzar una formación más exitosa. Así, las escuelas Waldorf están dentro de la red de escuelas de Paz de la UNESCO.



Nuestro sistema de avaluación es mucho más que un simple examen escrito donde se vuelcan conceptos memorizados, sino que cubre un plan de avaluación integral donde cada alumno o alumna es valorado en su individualidad, cubriendo desde la habilidades, capacidades, inteligencias multiples, etc.



Tampoco consideramos necesario el uso del trabajo obligatorio a realizar fuera del horario escolar porque, además de ser a menudo redundante, limita el tiempo de ocio fundamental para el desarrollo integral de las personas. Dentro del horario lectivo, el alumnado debe ser capaz de regular sus tiempos, organizar su trabajo y realizarlo de manera satisfactoria. El trabajo en casa ha de venir producido por la motivación, por la curiosidad, por el deseo de conocer más y por el deseo de autosuperación de todos los estudiantes.